Horneados en Los Ángeles setenteros (la buena época de la costa oeste), este joven quinteto, con cuatro largas grabaciones bajo el brazo, se mueve por nuestras tierras para presentar Gilded Pleasures, un disco que mezcla surf, punk, country, garage, lo-fi y pop. A este pupurrí de estilos se le ha acabado llamando beach goth, no...