Si te excita la idea de pensar en un hijo musical entre Joy Division y Beach Boys y te hace sentir un consquilleo en el estómago el saber que alguien ha estado tan agraciadamente dotado de la locura suficiente como para montar un grupo y ponerse a hacer canciones que suenen a tal, entonces prepárate...