La Noche eterna abrió el repertorio para empezar el vaivén de golpes de efecto que no decayó en ningún momento, Los Seres Únicos, Wio, 1999, Allí donde solíamos gritar, Me Amo, Si tú me dices Ben, y la inigualable John Boy.