Una Sala Barts a medio llenar dio el pasado viernes una calurosa bienvenida a la mejor cantautora estadounidense de folk-rock, con más de cuarenta años de experiencia, tres premios Grammy y su característica melena rubia: Lucinda Williams. Can’t Let Go fue el pistoletazo que indicaba el inicio de un concierto que se nos pasaría volando....