Para seguir bailando como una loca o para olvidar, pero siempre cerveza. Todo el rato: Amstel Oro, gracias.

IMG_3582

Nota: Las críticas están hechas desde el cariño y con ánimo de que se mejoren algunas cosas para que este ya gran festival siga creciendo como lo hace cada año, no me vengan con intensidades.

Para empezar con buen sabor de boca diré que me parece genial que se amplíe la zona de foodtrucks y puestos y se haya añadido la ‘zona comedor’. Son pequeños detalles que al final hacen que mejore bastante la experiencia del público. Ya si hubieran puesto un pequeño área de descanso hubiera sido genial. (Guiño)

Ha habido mucha polémica con los baños (de chicas) y tienen razón en que en ciertos momentos la cola era kilométrica, pero por otro lado vi en primera persona que la gente era un poco… difusa, y se podría haber aligerado bastante, además que de lejos son bastante mejores que los de otros festivales tanto en número como en condiciones.

Y hablando de polémicas, la madre de todas ellas en esta octava edición ha sido (chan chan chan) EL SONIDO. Unos dicen que si fue perfecto y otros que si basura…. Y yo digo que en general dejó bastante que desear, peeero también dependía en parte dónde te pusieras. Ojo, no me refiero a distinguir entre primera fila o cerca de la mesa de sonido, más bien en plan lotería. En cuanto a ésto creo que el Santander Music debería ponerse las pilas, porque está bien, GENIAL, que se amplíe el festival a eventos dentro de la ciudad, culturales, etc, pero no descuidemos la razón de ser.

IMG_2695

Bunbury en boca de todos

Ya que sacáis el tema y me tiráis de la lengua, digo yo, Bunbury, ¿que nadie te dice que te lleves una rebequita por si refresca? Que luego mira lo que pasa, y no es la primera vez que cancelas un concierto en Cantabria.

Os podéis imaginar que la cancelación fue el tema estrella de la noche, sumado a la amenaza de lluvia (¿algún año dejaremos de tenerla?) y los ánimos raros del público yo andaba un poco desubicada.

El escenario lo inauguró Papaya, que sin ser lo más nos hizo pasar un buen rato con un sonido que parecía haber mezclado en una batidora pop, indie y reggae para llegar a ese resultado. La siguiente en hacer su aparición en escena fue Zahara. Santa Zahara. Y menuda bandaza la de Zahara. Como he mencionado antes el sonido no acompañó para nada, pero lo suplió con la fuerza que desprende. Se nota el cariño y el detalle con el que cuida sus shows, lleva una pedazo de banda, y las plumas le sientan de maravilla. Hizo vibrar a toda la campa con El universo, y las rubias bailamos para ella en Caída Libre. Gracias por ese Camino a L.A.

¿Sabéis qué? Este año no voy a demonizar a los DJ’s, de hecho creo que fueron todo un acierto los elegidos. La encargada de amenizar la espera entre concierto y concierto el jueves fue Paula Quintana, con un repertorio en su mayoría de indie en castellano conocido por todos. Quizá por sacarle la puntillita notamos demasiadas canciones lentas que, aunque te encanten, a la 1 de la mañana en un festival…

De Second me sorprendió y alegró la acogida del público, realmente no esperaba a tantísima gente y tan entregada. No hay color del disco al directo, transmiten mucho más. Empezaron con un montón de energía con Primera vez y 2502. Apenas bajaron el listón mientras sonaban Muérdeme o Nivel experto y volvió a remontar el ánimo hacia el final para terminar con la mítica Rincón exquisito. El último grupo en actuar fueron las Hinds. Y a ver. Que a mí no me entusiasma en exceso su música y no la consumo, pero entiendo que hay mucha gente a la que sí y que es verdad que puede resultar divertido, que están piradas y al final la música está para eso, para pasarlo bien, no hace falta ser un estudioso de conservatorio. Dejando claro esto ahora voy a decir que lo que las vi fue desastroso, salieron al escenario un tanto “tocadas”, no conectaron demasiado con la gente y sonaron mal. Esta vez no creo que pudiesen hacer nada desde la parte de sonido del festival.

IMG_3513

Who the fuck is Abraham Boba?

Viernes, 21:00. Mientras unas se ponen las plumas otros salen en chanclas, así es Santander Music (complicado y aturdido, como Paquirrín). Belize se van abriendo camino, de manera muy justa. Aunque he de decir que me chirrían un poco esos cambios de idioma, es un grupo que me gustó bastante porque les veo que se lo pasan bien, que tocan con ganas, y que no llevan demasiado postureo encima. Stab my Heart y Little Secrets, las más coreadas.

Novedades Carminha es uno de esos grupos que no conoces hasta que los ves en directo. Qué presencia en el escenario. Tienen la receta secreta para hacer al público volverse loco y hacer pogos y bailar como si no hubiera mañana. Por no hablar de lo que fue Dame veneno, yo creo que alguno no salió vivo de ahí.

Creo que para que tocase Izal tuvieron que montar el escenario a toda prisa porque León Benavente lo tiró abajo. Para mí el mejor grupo que ha pasado por este festival, ninguno más ha tenido huevos a volarnos la cabeza de esa manera. Nada de moñadas ni delicadeza, sin poses, nos dieron duro y nos gustó. La primera canción que tocaron fue Tipo D, y a mí me pareció una locura. Pensé que empezando tan fuerte perderían fuelle, pero no y me tuve que quedar con toda la cara de tonta. No bajó la intensidad ni un segundo, si acaso subió con Revolución, Ser brigada, La Ribera, y sobre todo con Gloria. Tuve que beber mucha cerveza para superar que se había acabado.

Bitches Deejays también colaboraron en que fuese un pedazo de día el viernes, alejándose un poquito de lo que estaba sonando no tuvieron complejos en poner esas canciones todos conocemos aunque algunos lo nieguen: El canto del loco, Ska-P, Molotov…

Los más esperados de la noche fueron Izal. Ay, Izal. ¿Qué os habéis hecho? Partimos de la base de que me gustan, y el concierto sonó bastante bien para mi sorpresa. Que la gente estaba volcada, que nos lo pasamos genial en Copacabana, Asuntos delicados, Hambre, Despedida… Que fue preciosa Pequeña gran revolución, que nos creímos La mujer de verde e hicimos lo propio en El baile. Que técnicamente todo muy bien y correcto. (Que vaya cansancio el señor que cambiaba las guitarras) ¿Pero dónde os habéis dejado la naturalidad? Antes molabais fluía mucho más, también antes no tocabais cuatro noches seguidas… No sé la razón, pero quizá deberíais miraros eso, que las cosas os salgan más de dentro y menos hacer posturitas cual robot. Consejo del día de una rubia que no tiene ni puta idea de nada.

IMG_3903

No fallan los de siempre

La M.O.D.A. creo que es un grupo que está infravalorado, no es una de esas copias que abundan cada vez más en el panorama “indi” como muchos dicen. No siendo su mejor concierto el del sábado en el Santander Music, creo que conectaron bastante con el público, es difícil ser los primeros. Aún así le dieron todo el rollo y levantaron, maravilloso ver a la gente cómo coreaba PRMVR y Hay un fuego. Y no le apagarán.

Los de siempre son Love of Lesbian y no tengo mucho que decir. ¿Hay alguna persona que todavía no les haya visto en directo aunque sea de casualidad? Esperaba este concierto como agua de mayo, creo que me han recargado energía para por lo menos aguantar hasta el siguiente Santander Music. Son siempre como estar en casa. Podemos reír y gritar y hacer el idiota en Algunas Plantas, Manifiesto delirista o Club de fans de John Boy y en segundos estar con el corazón en carne viva en 1999. Y lo del nuevo disco bien también. Espantada hacia baños y barras en cuanto el señor Balmes dice que Psiconautas dura 10 min. No avises, que vas provocando. Otra vez tuve que tomar mucha cerveza para asumir que el concierto terminó en Planeador.

Miami Horror no había por dónde pillarlos. La luz era nula, por lo que pocas fotos pudimos hacer en el foso y luego por mucho que me colocara en la valla, en el medio o atrás comiéndome un sándwich lo que escuchaba no se podía llamar música.

La última jornada de festival la amenizó Hugo Le Loup al escenario Dj. Música pelín más electrónica y bailonga que pedía el sábado.

Lo que consigue Fuel Fandango es increíble. Te podrá gustar más o menos su música, pero es indiscutible la presencia que tiene sobre el escenario y el estilo propio que han creado. A ver quién es el listo que intenta imitarles… Son unos artistas de los pies a la cabeza y así lo demostraron y así dejaron al público de boquiabiertos.

Para resumir… puntos fuertes y débiles como en cualquier festival, pero es indiscutible el cariño con el que lo hacen y con el que te tratan. ¡Nos vemos el año que viene!