El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después de tres discos y varios éxitos en su haber la banda madrileña Sidecars sigue con el mismo ímpetu y las mismas ganas de siempre. El público catalán qué se acercó a la sala Razz 3 de Barcelona el pasado 14 de mayo, estaba impaciente por ver a Juancho y los suyos, aunque no desmerecieron ni un apéndice a la banda local Madnolia que fueron los encargados de abrir el concierto y cargaron las pilas al personal con un rock and roll contundente y enérgico golpeando con píldoras como “Salimos esta noche”, “Caperucita” o “Mis discos de los Stones”, tres temas que podemos encontrar en su EP homónimo publicado el año pasado.

El rock estaba servido y Sidecars irrumpían en la sala después de un breve descanso entre actuaciones. Lo hacían con fuerza a base de un power-pop bien engrasado empezando con “Anfetamina” y gritando aquello de “…solo soy un animal”, buenos riff y buenas melodías siguieron enlazando los tambores y el pegadizo nanana de “Miénteme” y es que con las tablas que tienen y el público de su lado todo fluye de manera natural. La esperada “Mundo Frágil” hizo las delicias de los más románticos junto con “Dinamita” que llevo a la clásica encendida de mecheros que ya creíamos erradicada con la era de la tecnología móvil.

“Si nada sale bien” y “Ya no tengo problemas” de su primer LP siempre dan de si en los conciertos de Sidecars donde también hubo tiempo para un clásico duelo de guitarras entre Juancho y Matías Sorokin que pone acento al desfile de canciones. “Fan de ti” su éxito más sonado y “Cremalleras” pusieron fin a una noche casi perfecta.