El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En poco más de un año y con tan solo un disco en el mercado, Los Zigarros ya se han puesto en el bolsillo a un buen puñado de fans con su mezcla de rock and roll y blues de la vieja escuela. Hace aproximadamente 12 meses los vimos en esta misma sala, la Rocksound, donde se congrega cada fin de semana la parroquia rockera de la ciudad condal. Lugar ideal para bandas de corte clásico como el grupo que nos precede.

Un centenar de bolos han rodado desde entonces estos cuatro intrépidos forajidos, la vez anterior apenas empezaban la gira y eso se nota. Aquel primer concierto estuvo genial, la sala casi llena y ganas de comerse el mundo, pero ahora ya son palabra mayores. Con el público en el bolsillo todo es más fácil, pero lo han tenido que sudar.

Empezaron con “No obstante lo cual” el clásico de Pappo (del cual son fans declarados) rugia al más puro estilo AC/DC, la sala a rebosar con todas las entradas vendidas hacía que apeteciera más que nunca un buen sorbo de cerveza fría mientras Ovidi marcaba el compás de la noche con su Gibson 335. En esta segunda vuelta Ovidi a crecido como frontman y ha ganado protagonismo a las seis cuerdas en detrimento de su hermano Alvaro que sin desmerecer su gran trabajo como rítmica y solista sonaba con menos punch que de costumbre. Puede ser la guitarra o el cambio de equipo influyera en ese sentido, lo que está claro es que la banda atacaba los temas con mucha más seguridad y firmeza que a principios de gira, no digo en actitud porque de eso siempre han ido sobrados estos valencianos, pero si se les nota como más relajados.

El reducido setlist de canciones propias y la corta duración de los temas hace que tengan que echar mano de bastantes versiones, algunas como “You really got me” demasiado trilladas para mi gusto, pero nada, tiempo al tiempo cuando saquen el segundo disco esto será una mera anécdota. Desde aquí un saludo y un fuerte abrazo a los brothers! y a darle caña hasta la última calada! Puesyaves!