El soul se ha embalado estos últimos años con una ristra de nombres que ocupan titulares de neón y han vuelto a meter al género en la actualidad, a veces pisando huellas más retro, más deep funk, y otras calzándose zapatos más “new cool”. Entre la ristra de nombres punteros que tiran del carro “soulero” se encuentra el de los estadounidenses Vintage Trouble, un combo de energía abrasadora, con James Brown y Otis Redding en la recámara si los miras con el retrovisor negro, pero también, si lo haces con uno más blanco, con giros que gustarán a los fans de Georgia Satellites y a unos imaginarios seguidores de los Stones del “Exile On Main Street” si en ese álbum Gram Parsons no hubiera ejercido de amigo de Keith Richards. Fans de The Black Crowes y Black Keys son igualmente bienvenidos. Un menú musical tan suculento dan muchas ganas de saborearlo en directo y en Barcelona podrá hacerse por primera vez el 28 de julio en Bikini. Al frente estará el vocalista Ty Taylor, un hombre-espectáculo que se agiganta cuando pisa el escenario. Es de eso, con momentos en los que parece un Diablo de Tasmania alérgico a la fatiga. Un Jackie Wilson “on fire”. Aporta, eso sí, tanto fuego como elegancia (suda, desde luego, y los otros tres componentes del grupo también le siguen la pista eléctrica, pero vistiendo traje y corbata). Tienen su base en Venice Beach (California) y un disco en la calle, “The Bomb Shelter Sessions” (2012), grabado en tres días, que al poco de publicarse escaló hasta lo alto de las listas de iTunes y Amazon. Un dato revelador: en 2013 fue el álbum más vendido digitalmente de rhythm’n’blues en Amazon. Otro, este más conectado con su energía: en el Reino Unido llegaron a dar 80 conciertos en 100 días. Que The Who los escogieran de teloneros en la gira norteamericana de “Quadrophenia” subió aún más el ruido mediático a su alrededor. Los fans de todos los nombres que aquí hemos citado, aunque todavía no lo sepan, pronto lo sabrán: tienen nuevos ídolos.

Las entradas pueden adquirirse en el siguiente enlace