Chico600

Un bar al lado del mar, Estrella Galicia, cámara sin tarjeta de memoria (hola, me llamo desastre) y nervios de esos bonitos pre-concierto.

“Therafter”, algo así como “de ahora en adelante”. Discazo lleno de rock, de canciones hachas desde dentro, y aún más rock. Si no lo habéis escuchado aún no sé a qué esperáis, pincha aquí, ya.

Ganas de saborear la banda en directo por primera vez, suena Ingravity y comienza el show. La pedazo de voz de mi Mario de Inocencio eriza la piel a todos, persona arriba, persona abajo. Claro que le ayuda esa gran banda que son Héctor Gárate a la guitarra, el señor matahambres Poty al bajo, Nacho Sistal al teclado y Raúl Delgado (o el hombre-todo que le llamo yo, le faltan manos para los instrumentos que lleva, literalmente) a la percusión.

Al más puro estilo cantautor, entre canción y canción nos cuenta un poco su vida, o la de las canciones, o algo así. El concierto pasa por la dolorosa ‘This is Goodbye’, contundente ‘The fool’ (a mí no deja de recordarme a Foo Fighters todo el rato), versiones de Pearl Jam… Qué gustito da verles.

Me encanta su forma de hacer, todo lo que transmiten (mucho), que por fin después de un recorrido tan largo por la música este señor haga su disco, lo que quiere y como quiere, y que haya salido esta perla. Puede que no sea objetiva (y no lo soy), lo que no hay duda es que Chico son puro talento y sobre el escenario hacen una mezcla perfecta, y que no podéis no ir a verles, copón.