Cuando a mediados de abril del 2012, en medio de la grabación de «The Weight of your love», se anunciaba la salida de Chris Urbanowicz y la posterior incorporación de dos nuevos guitarristas muchos pensábamos que Editors volvería a los riffs post-punk de sus primeros trabajos, aquellos con los que los de Birmingham se hicieron un hueco en el panorama británico colocándose como más que decente alternativa a Interpol.

Sin embargo, bastan escuchar «The Weight», la canción con la que se inicia su último LP, para darse cuenta que cualquier parecido con los Editors primigenios es fruto de la casualidad. El desequilibrio de poder causado por la marcha de Urbanowicz ha limitado de manera clara la diversidad de las composiciones del grupo, produciendo un álbum decente pero del que es demasiado fácil olvidarse. 

Y es que «The Weight» nos recibe con un tono épico lleno de ecos, cuerdas y, cómo no, el espectáculo vocal de Tom Smith, algo recurrente en la mayoría de canciones del disco. No nos engañemos, «The Weight of your love» está escrito, grabado y producido para lucimiento de la grave voz de un Smith que ha ganado poder dentro de la banda con la modificación en la estructura de la misma. Así, temas como «Nothing» o «Two Headed Spider» son una consecución de piruetas del líder de la banda, siempre acompañado de un fondo excesivamente romántico que determinará tu gusto siempre dependiendo del momento emocional en el que te encuentros.

El aroma a Depeche Mode se hace presente por instantes, óigase «Sugar», llegando incluso a impedir que el olfato distinga a los propios Editors entre sintetizadores, graves y unas canciones de (des)amor que llenan hasta rebosar el disco.

No obstante, hay sorpresas agradables en este cuarto álbum de la banda, como el single «A Ton of Love», algo «U2niano» quizás, pero de una vivacidad que se extraña tras las primeras canciones, o «Formaldehyde» y «Hyena» con sus correspondientes muros de guitarras.

En definitiva, este «The Weight of Love» es un disco menor con brillos puntuales, lo que se nos antoja insuficiente y lejana a una banda que en su día parecía firme candidata al trono de la música británica.

Escucha aquí mismo «The Weight of Love»