No cabe duda que una de las posturas de moda,en estos tempestuosos tiempos que nos ha tocado vivir, es ser políticamente incorrecto. El tiempo nos presenta las tendencias más punkis y transgresoras como señal de identidad juvenil en el escaparate de algún Bershka o Pull & Bear. Heavy, Rock´n´Roll, Pop, R ´n´B, Hip Hop, Indie, Folk, Punk, Electronica…..continuamente bombardeados por mil y un estilo musical a cuál poder identificarnos.

El concepto musical ha evolucionado hasta casi hacer imposible estar al día de la actualidad melómana. Actualidad musical reemplazada por deformidades de radiofórmula con el mero fin del propio «lucro». Sin duda, la industria está siendo manipulada hasta el punto de dar vida a productos baratos, de todo «a cien»… si,un poco como esos refrescos de fruta con tan solo un 10% de zumo. Los gustos musicales son muy particulares de cada persona porque están muy arraigados a las experiencias vividas. Tienden a gustarnos artistas que escuchaban nuestros padres, hermanos, primos u otros seres queridos, así como también géneros que escuchábamos en algún momento en que estábamos alegres, como un viaje, o en el instituto. Podrían también relacionarse con la estética visual de las bandas, con su nombre, o por estar relacionado con algún movimiento político o cultural. A partir de ahí, es probable que el gusto «se vaya por las ramas», y conozcamos bandas o géneros con algunas cosas en común, y que no tengan relación con la causa original.

Pese a todo este maremoto de estilos, grupos, colectivos y demás, todavía existen románticos musicales. Personas alejadas de tal vorágine y entregadas en cuerpo y alma a su estilo y personalidad… como en el Gipsy-Swing. Proveniente del Jazz, su gran referente es el guitarrista gitano-parisino Django Reinhard, que junto a su hermano y los hermanos Ferret, fueron los artífices y precursores del Gipsy Swing entre los años 30 y 50.

Y entonces conocí a Aguardiente Swing Quartet y El Refugio…..

Escondido como un bunker de la segunda guerra mundial, bajo tierra , clandestino y sin más pretensiones que una diminuta escalera y un farol encontré El Refugio, cuartel general de estos últimos románticos. Un Jazz club de atmósfera cincuentera de luz tenue y ambiente acogedor, donde parejas pueden bailar swing a su bola y puedes escuchar en directo increíbles Jam Sessions de Jazz, Blues o Gipsy Jazz justo a tu lado, a tu altura y disfrutando de un buen «chorro» o picando algo entre copa y copa.
En mi caso, tuve unas palabras y algún que otro chupito de Jack Daniels con Daniel Barbieri. Amigo, co-fundador y alma mater de Aguardiente Swing Quartet y El Refugio.

¿Porque Gipsy Swing, Dani?

Decidí tocar Gipsy Jazz cuando escuché a Django Reinhard por el ’99, mi padre me pasó una cinta del maestro y me cambió totalmente mi forma de entender la guitarra, yo venia del blues-jazz y el cambio fué radical, me compré una acústica y me puse a sacar todo lo que podía de su repertorio y a coleccionar todo lo que se relacionaba con el estilo. Era distinto, era genial y así lo decidí.

¿Os sentís como bichos raros en esta sociedad musical comandada por los grupos hechos como una cadena de montaje?

Al principio, si. Pero después de 15 años tocando el estilo, sabemos que no estamos dentro de esa cadena de montaje ni de ninguna radioformula. Somos esencialmente un grupo de directo, que a mi forma de ver es la correcta, por lo que tiene sentido tocar. Ni queremos ni nos sentimos dentro de ese sistema.

¿Habéis encontrado aceptación musical en el circuito de grupos?

Si, nos hemos sentido arropados siempre dentro del circuito de Jazz( festivales,aulas de cultura, clubs, etc.) durante estos 15 años hemos visitado muchas ciudades y pueblos de España, principalmente por el norte y si somos algo es por ese apoyo incondicional de la gente que respeta y apoya nuestra musica.

Tengo entendido que cada uno de vosotros, aparte de Aguardiente Swing Quartet trabajais en otros proyectos paralelos, háblame de ellos

Aguardiente Swing Quartet es nuestro proyecto principal pero nos dedicamos a esto y es difícil en los tiempos que corren dedicarse a un solo proyecto. Nacho (cantante y guitarra) tiene un proyecto de temas propios llamado «Le Sheik» que se aleja del Gipsy Jazz pero muy interesante, y Andrés y yo, tocamos en diversos combos de Jazz y de Swing, yo suelo hacer tributos a Django, versiones de rock al estilo Django y fusionando incluso con flamenco, pero todo alrededor del estilo del maestro, así nos ganamos la vida.

Por último. Vendeme El Refugio…

El Refugio Jazz Club es una asociación cultural que pretende traer conciertos de calidad, talleres y actividades relacionadas con el Jazz de todas las épocas, del más clásico al más actual, es una sala autentica de Jazz, semi-sótano con un gran sonido y un público educado que escucha, respeta y ama este estilo. Puedes tomarte una copa, cenar o disfrutar de una Jam Session o un concierto en un ambiente jazzístico único en la provincia (hablamos de Alicante), es una bendición poder disfrutar del nivel de músicos que vienen al club. Hay que vivirlo!!!! Que no te lo cuenten!!!.
Deciros también, que si queréis vivir la música de Aguardiente Swing Quartet y conocernos mejor, podéis hacerlo en www.aguardienteswing.com, en nuestro grupo abierto de Facebook y por supuesto en el Refugio Jazz Club. El Swing es música de raíces, es parte de nuestro ADN. SALUD!!!! … Long Time Django Reinhardt

Después de esto, seguimos hablando, volvimos a tomarnos otros dos Jack recordando otros tiempos, nos dimos un fuerte abrazo y prometimos volver a vernos.