La noche se las prometía felices. Unos tipos con un conjunto de reciente creación (poco más de 1 año) pero con un montón de premios a sus espaldas (y con un montón de tablas, como luego veríamos) que, además, son cojonudos como personas. Antes del concierto estuvimos haciéndonos unas fotos y charlando con Franco Felici (voz y una de las nuevas incorporaciones) que nos explicaba un poco por donde iban a ir los tiros y nos comentaba como han adaptado las canciones a su (tremenda) voz justo antes de meterse en el estudio por segunda vez para grabar el LP.

Pero vamos al grano:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Salen los teloneros y vemos a un grupo muy joven con una frontwoman; guitarra, bajo, teclado y batería cierran la formación. De entrada nos sorprende la buena base rítmica (aunque un pelín fuerte de volumen para mi gusto) y la voz de la cantante, fuerte y gruesa que admite comparaciones con la mismísima Skin de Skunk Anansie. Le apoya una 2ª voz de la teclista que no desmerece para nada y consigue un bello efecto de coros. Destaca también, en diversos momentos, el buen trabajo armónico del guitarra que, sin entrar en florituras, trabaja muy bien los acordes sin cometer errores en la ejecución. Nos ofrecen un buen concierto lleno de ritmo y buenas maneras para terminar con una versión del “Beat it” de Michael Jackson, con dos cojones… En resumen, unos muy buenos teloneros con un EP en la calle a los que les auguro un buen futuro.

Y de repente… luces fuera, batería atronadora y aparecen Felici, David y Xavi de entre el público haciendo aullar los instrumentos y gritando como unos posesos, ¡¡¡a esto se le llama empezar avasallando!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Empieza el concierto con Passing by donde sentamos las bases de lo que son y serán estos chicos: buena base rítmica, riffs contundentes, calidad vocal y actitud…¡¡¡mucha actitud!!! (por cierto, me encantan vuestras chaquetas, quiero una). Seguimos con un par de canciones nuevas donde el grupo nos mete de lleno en un túnel sonoro de tralla y riffs tremendos donde no parece verse el final y Felici saca lo mejor de si recordándonos, en muchos momentos, al mejor Mike Patton (si es que existe una versión mala) que me hace estremecer. A estas alturas, ya echo de menos un escenario mas grande, porque solo con la intro se les ha quedado pequeño. Don’t pretend sigue el set con un buen crescendo que engancha a todos y hace corear al público cada una de las frases, Never surrender nos golpea en el centro del placer musical con riffs brutales mezclados con muy buenos arpegios y esa voz…¡¡joder que voz!!. Runnaway nos trae un recuerdo de los Foo Fighters mas contundentes con una rotura final genial. Seguimos con otra nueva canción con más tralla aun (si se puede) donde demuestran que, si la potencia se controla, salen temazos como estos.

Estos tíos se lo pasan en grande y se nota y eso se transmite. Bring me down, nos enseña como hacerse suya una canción que ha cantado anteriormente otra persona metiéndole toda su personalidad y mejorando, en mucho, el disco…en este momento es cuando me gustaría dejar de escribir y disfrutar plenamente del set. Con Why se abren paso con un chirriante principio donde las guitarras de ritmos cortados y un gran estribillo nos demuestran que han encontrado su estilo propio…¡y que bueno es! “Terminamos” con Now or never done se atreven con un ½ tiempo que pronto se torna contundente y esa voz… joder, ¡¡que suerte hoy con los dos grupos!!

Como no podía ser menos, vuelven para ofrecernos 3 canciones más. A estas alturas estoy chalando más que un perro con dos colas. Face to the ground y Beatiful Desire nos devuelven a la vida con mas riffs y contundencia. Madre mía, pero que bestias son, el día que alguien los liberes de escenarios encorsetadores como este, ¡van a temblar los cimientos del mundo! Y como “grande finale”, You made me this way cantado entre el público, como si no tuviéramos bastante con verlos en el escenario, nos hacen, aun más participes del set, de este gran set que nos han ofrecido.
Tan solo decir, a modo de colofón, que entre el concierto y esta crítica, ya tienen otro premio musical, esta vez en Valencia de Alcántara donde han ganado el festival Suberock… suma y sigue.
Recomendadísimo para cualquier persona que le guste la música y ¡esperando poder verlos de nuevo!