mika

Mika es conocido por sus hits usados en campañas publicitarias y radiados en las radiofórmulas hasta la saciedad, tanto que su pop efervescente congregó 6000 seguidores hace 3 años en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Ahora los tiempos han cambiado y esa misma fórmula parece agotada. En su tercer disco, The origin of love a planteado un giro estético y sonoro para sus canciones, que quizás haga mantener a su fieles que nada tienen que ver con los curiosos que se acercan a ver el Hype del momento.

Accedimos al local y el concierto justo había empezado, para sorpresa nuestra el escenario estaba decorado como si de una carpa de la feria de abril se tratase, banderitas blancas a topos verdes y unas luces rojas para resaltar de que se trataba de un evento patrocinado por Vodafone, con unos logos y lemas excesivamente gigantes que ocupaban los laterales de la sala.

Bombín, chaleco blanco, tirantes y camisa era el atuendo del cantante de origen libanés, Mika es un personaje histriónico que sabe ganarse al público con su simpatía y sus guiños al idioma patrio. Sin utilizar los artificios de antaño hicieron de su Pop chicle pegajoso un espectáculo basado en canciones haciendo participar a la gente desde el principio. ¡Yo te quiero! gritaban muchas después de corear “Love You When I’m Drunk” cuya letra adaptó perfectamente al castellano “solo te quiero con una copa de más”. La verdad es que I’m in love podrian cantar todas las feminas que se encontraban ese día en la sala. Globos verdes gigantes y lluvia de confeti para amenizar el fin de fiesta.

Lo de Mika es una mezcla curiosa, algunos temas certeros (himnos con letras mayúsculas si se me permite) y en cambio otros son un auténtico pastel, entrevemos tintes de Beatles en sus melodias y las complejidades sonoras de Queen transformadas a ritmo de Dance y Lollipop multicolor. George Michael podría estar orgulloso de tener sucesores como él. Pero como cantaría el propio Mika ¡Solo te quiero con una copa de más! ¡Pues ya ves!