No hace falta presentación para un conjunto como este, unos en mayor medida que otros, pero todos sabemos quiénes son y podemos reconocer sus temas. Yo los clasificaría como uno de los grupos más conocidos en su estilo, tanto en España como en otros países, porque por supuesto, han salido muchas veces de la península para dar a conocer su música, y además con éxito. Digna de destacar fue la doble ronda de conciertos que se dio Txikitin, el conocido trompetista, que también tocó con Boikot el jueves día 2 pisando el mismo stage, puro terremoto desde el punto de vista musical y por su papel de animador.

El concierto comenzó en el escenario #hazlolegendario a las 00:20 h. , como bien indicaban los horarios oficiales del festival para el día del Sábado 4 de mayo, pisando territorio del domingo.

Fueron saliendo al escenario, y con ellos, las ganas y la energía que transmiten con su música a ritmo de ska. Durante la actuación, no faltaron ni la guasa ni la fuerza que les caracteriza.
En cuanto al público, como cualquiera habría imaginado, todo lleno desde las vallas que delimitaban el espacio cercano al escenario, hasta los accesos a la zona donde se llevó a cabo dicho concierto.
Esto pudo suponer incomodidades para algunas personas en determinadas zonas donde se vieran más apretadas. Pero sabes a lo que te metes con un grupo así, y en un festival en el cual según datos oficiales de los organizadores, había 61.000 entradas vendidas.

Algunos de los que allí se encontraban disfrutando del directo, llevaban banderas, muñecas hinchables, disfraces similares a los que usa el grupo para darle más representación visual a sus letras, e incluso se alzaba en las primeras filas una cara de Mariano Rajoy, supongo que con el mensaje simbólico de desear que a este y a otros políticos les perforen algunos mensajes.

Decidieron abrir tocando «Consumo gusto», provocando ya los saltos y bailes sin descanso de los que allí estábamos. Después continuaron con «A la mierda», «Mestizaje» y «Se acabó».
La siguiente canción fue «Casposos», para la cual ya sacaron un disfraz. Las voces se alzaron sin apenas haber descansado cuando comenzó a sonar el esperado «Niño Soldado».
Tras esta, se creó un ambiente en el escenario digno de la pequeña representación que introdujo al tema «Crimen Sollicitationis», Pipi con sotana negra y una careta de diablo, se encargó de dar pinceladas de las injusticia referidas a los abusos de la iglesia y a bailar hasta quedarse en minifalda. Algo similar ocurrió en «Sexo y Religión» pero con un disfraz de cura que no se separaba de su amiga la muñeca hinchable.
«Cannabis» no podía ausentarse, manteniendo encendido el entusiasmo del público.
Con las canciones que se fueron secuenciando después, no faltaron palabras y gritos que denunciaban y que presentaban a cada una de ellas; criticaron el silencio del gobierno y la situación de terrorismo sobre el pueblo palestino con «Intifada», los desahucios, recortes sociales y respuesta violenta ante un pueblo indignado con «Romero el madero» para la cual contaron con la entrada a escena de un nuevo personaje, un gorila con vestimenta y porra de policía. Entre los seguidores más fanáticos, algunos atrevidos que seguro que sudaron la gota gorda, disfrazados de la misma manera.

Un concierto de hora y media da para mucho, ¡así que continuamos con ello!.
Las siguientes canciones fueron «¿Quiénes sois?» de su último trabajo, «Sexo y Religión», «El vals del obrero», «Mis colegas», «El libertador» y «Gato López».
Finalmente, para terminar, piden que se abra un círculo, y obtienen como resultado que se abren muchos más, y al grito de ¡Insistimos!, retrocediendo al Vals del obrero y dando pistoletazo a los últimos pogos.

Se despidieron con un hasta siempre, bailando y abrazándose entre ellos. En mi opinión, tanto músicos como público, quedaron satisfechos del espectáculo. Buena elección de canciones, tocando de todos los discos, sólo dos de ellas pertenecientes al último álbum y centrándose en temas más antiguos, y por ello más escuchados y demandados. Fue el concierto más largo del festival, y que se pasó rápidamente.

Aquí puedes escuchar el último disco de Ska-P «99%»