Fiel a su esencia, a una manera de entender la música y fiel a sus fans, a los que cada dos años obsequia con una pequeña joya en forma de nuevo disco, se personó Jose Ignacio Lapido el pasado viernes 24 de Mayo en la sala Sidecar de Barcelona para presentar en directo su séptimo trabajo en solitario “Formas de Matar el Tiempo“. Una colección de diez nuevas canciones cargadas de bellas melodías, elegantes guitarras acústicas, fantásticos arreglos de pianos y hammonds y poderos riffs de guitarras eléctricas, todo ello al servicio de las maravillosas letras y metáforas a las que el artista granadino nos tiene acostumbrados.

Durante aproximadamente dos horas y ante un aforo casi completo, Lapido y los suyos ofrecieron lo que seguramente es uno de los directos con más calidad que podéis encontrar en las salas de nuestro territorio nacional actualmente. Más de treinta años de carrera avalan al ex-091 con un repertorio repleto de excelentes y magnificas canciones, muchas de ellas, las que compuso con su antigua banda y en sus primeros años en solitario, grandes himnos que forman parte de la historia de nuestro rock nacional, y otras tantas, las más recientes, que también van camino de convertirse en eternas.

Abrían el concierto con “Nadie supo decirme la verdad” y “Algo falla“, temas incluidos en sus dos anteriores trabajos “Cartografia” (2008) y “De Sombras y Sueños” (2010), para seguidamente interpretar en un doble formato, uno más eléctrico y otro más acústico, gran parte de las canciones que componen su nuevo trabajo. Temas como “Un dia de perros“, “40 dias en el desierto“, “Muy lejos de allí” o “Está que arde” fueron coreados por el público que, a pesar del reciente lanzamiento del nuevo disco, ya era conocedor de la mayoría de versos y melodías que lo componen.

A partir de ahí y hasta el final, con bises incluidos, llegó la parte más álgida de la noche. Aquella en la que la banda fue repasando uno tras otro los grandes clásicos del compositor granadino, “Luz de ciudades en llamas“, “La antesala del dolor“, “Cuando el ángel decida volver“, “En el angulo Muerto” o “Un cielo color vino” entre otras, sonaron ante una sala totalmente fascinada, emocionada y entregada al saber hacer y al buen gusto del “Poeta Eléctrico“. Y es que si de algo puede presumir Jose Ignacio Lapido, además de la calidad de su repertorio, es de tener unos seguidores que siempre le han sido muy fieles, como él ha dicho en alguna ocasión: “a mi me escuchan pocos pero selectos”. Bueno, de eso y de los músicos que lo acompañan. Una banda que suena totalmente engrasada en directo, con Popi González y Paco Solana encargados de las bases rítmicas, batería y bajo respectivamente que proporcionan esa cohesión imprescindible para que las canciones caminen, con el gran Raúl Bernal a los hammonds y pianos, que se perfila cada vez más protagonista en el sonido de la banda, y por supuesto, con Victor Sánchez a la guitarra, amortizando el característico “twang” de sus Telecasters en afilados riffs y eficaces arreglos melódicos.

En definitiva, un gran concierto y una gran noche en la que muchos de los que estuvimos allí más que matar el tiempo lo que en realidad queríamos era pararlo, y así poder disfrutar eternamente de una de las mejores y más elegantes bandas en directo del actual panorama musical…¡Pues ya ves!

Puedes escuchar el último disco de Jose Ignacio Lapido, Formas de matar el tiempo, aquí.

Be Sociable, Share!