El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Veinte años de carrera, once discos y un gran número de canciones, conciertos y experiencias a la espalda. Los Manresanos Gossos nos presentaron el pasado 10 de Mayo su último disco de estudio: Batecs.
Después de un año y medio «sabático», pero en el cual han estado haciendo un montón de cosas (palabras textuales de Natxo Tarrés) empiezan una gira presentando su nuevo disco.

La ciudad; Barcelona. El lugar; el Teatro Coliseum. Qué mejor forma de presentar un disco que hacerlo desde un teatro. Un teatro que en el que no quedó ni una sola butaca libre. Grandes, medianos y pequeños asistieron religiosamente a la gran e incluso íntima presentación de lo último de Gossos.

Y es que ya nada queda de aquellos discos completamente en acústico. Gossos, totalmente electrificados suenan y sonaron proporcionando a los asistentes un sonido madurado y lejos de tener síntomas de estancamiento creativo. Un concierto al que no hace falta ir sabiéndose las canciones, las mismas canciones te envuelven y te transportan hacia donde Gossos te quiera llevar. Batecs, (latidos) es lo que transmiten los cinco de Manresa con su último trabajo.

Una a una las canciones suenan y el atento público disfruta sin otro objetivo que esperar al siguiente tema para zambullirse de pleno en sus letras y en sus sonidos.

A casi el final el público ya inmerso por completo en la atmósfera que Gossos ha creado durante todo el espectáculo, se levanta, baila y salta como si en un pabellón estuviesen. Algo poco típico en un teatro y que deja ver lo que Gossos han trabajado durante estos veinte años de canciones.

Tras los bises, el «no n’hi ha prou» el ya clásico «otra!, otra!, otra!» y demás retaílas para que Gossos nos dejen disfrutar un poquito más de su directo, el concierto finaliza blandito, termina tranquilo y sosegado.