Bongo Botrako es uno de los grupos que más se disfruta y se busca en los festivales desde hace unos años. Se aseguran de que en todos los rincones del público que les sigue, exista el movimiento continuado. La verdad es que pueden sentirse orgullosos de haber conseguido un grandísimo seguimiento de gente de forma disparada y en aumento, teniendo gran parte de la culpa su conocida canción del chipirón, desde la cual se empezaron a abrir.

En el Viña, formando parte del cartel del sábado día 4, tuvieron su momento de rebeldía sobre el escenario Ron Legendario en el horario de 01:55 h. a 02:50 h. Lanzando su sonido cinco minutos después de haber terminado el concierto de ska-p, que arrasó en el festival y fue responsable de que muchos viñarockeros acudieran a esta edición.

A los Bongo, no les faltó público, no tenían nada que envidiar al resto de grupos. Así que dieron paso al espectáculo con esa sonrisa que nunca les desaparecen de la cara y con la que mueven sus mensajes de paz, solidaridad , amor y disfrute de la vida a la par que señalan injusticias sociales, pero siempre con aires positivos que invitan a continuar y que animan. Esto les da un punto a favor, en los tiempos que corren.

Pudimos disfrutar de un comienzo en el que fueron saliendo y pidiendo palmas con su «Intro» hasta desembocar en el primer tema «We want less», de su último disco, el cual vio la luz a finales del año pasado.

Sonaron después «Caminante» y «Bastante normal», que vuelve loca a los presentes, porque saben que es el momento de montar una juerga como les pide la canción. Con «La primavera» y «Dale a la vida» volvieron un poco más a la calma. Siguieron con «Punk Parranda» , «One Love» e «Incívico», donde se ponen en contra de la censura. Además también tuvieron unas palabras contra los recortes que violan los derechos de sanidad y educación.

No faltaron los temas «Respirar pa trabajar», «Libre» y el esperado y exitoso «Todos los días sale el sol». Pasado el ecuador y acercándose al final, los asistentes animados, coreaban para pedir el single que da título al último álbum, y ahí que se lanzaron ellos con «Revoltosa», «Gira la vida» y la versión de «Volare» que no suelen pasar por alto y que es otro de los momentos cumbre.

Después, sí que sí, hacen ronda de presentaciones de los componentes del grupo y se despiden enlazando de nuevo con «Punk Parranda».

Sólo eché de menos poder escuchar «La plaza de la alegría» y «Bonobo», pero entiendo que las nuevas composiciones y el tiempo, sean una barrera a la hora de hacer una mayor o menor selección.

No perdáis de vista los próximos conciertos, que podéis consultar en su página web oficial. Os quiero destacar el que tendrá lugar en la sala La Riviera de madrid junto a Boikot y Canteca de Macao. Se organiza con el fin de apoyar a la Revolución Ciudadana Ecuatoriana y se pueden adquirir las entradas por solo 2,50 €.

Por último, dar mi opinión, definitivamente, saben como disfrutar cuando están arriba y que los de abajo sean un espejo, esa conexión siempre se puede respirar cuando existe. Antes de ir a verlos, me pregunté si afectaría a la dinámica de los conciertos, la dirección que han tomado en «Revoltosa» acercándose a ritmos tranquilos, próximos al reggae. Pero lo cierto es que siguen alternando con otros estilos que le dan caña al asunto, por lo que el concierto quedó bastante equilibrado y con un poquito de todo. Esto es lo que les hace un grupo peculiar, su estilo propio, fusión de muchos otros y que no se deja clasificar fácilmente.

¡Bravo muchachos, a seguir andando!

Aquí podéis escuchar su disco «Revoltosa»