La salida de Heart Of Nowhere, cuarto álbum de estudio en cinco años de Noah & The Whale, septeto pop-folk, ha pasado en general bastante desapercibida. Aun así, le hemos dado una escucha para ver cómo ha evolucionado el grupo hasta hoy en día.

Desde el primer momento, en la introducción y el primer tema, que da nombre al álbum, se deja muy clara la intención del nuevo trabajo. El predomimio del violín como melodía principal le da un toque medio irlandés muy original, que le confiere una más que razonable comparación a un Yellowcard hecho folk.

“All Through Night”, la tercera y mejor canción del álbum, pone punto y final a lo que parecía tener que ser algo memorable. A partir de aquí, el ritmo disminuye estrepitosamente y todas las canciones suenan igual. Lo que podía culminar en su mejor trabajo hasta la fecha, se convierte en un cúmulo de canciones que podrían estar escritas por una adolescente de catorce años, inexperta en eso llamado “vivir”.

En cuanto a las letras, hay una influencia sobrepasada y demasiado constante de la ruptura entre Charlie Fink, vocalista, guitarra y el demente que compone, con Laura Marling, excantante del mismo Noah & The Whale que, a causa del triumfo de su álbum en solitario Alas, I cannot swim, decidió dejar la banda y dedicarse exclusivamente a cultivar su carrera unipersonal. Precisamente, el 27 de este mes saca Once I Was An Eagle. Desde ese momento, Fink pasó a dedicarse secundáriamente a dirigir cine, arte con el cual consiguió entrar en el elenco de lujo del Latitude Festival.

“One More Night”, “Still After All These Years”, “Now Is Exactly The Time” y “Not Too Late” cargan el disco de modo repetitivo y excesivamente romanticón y hacen de él una simple carátula más de entre miles.“There Will Come A Time”, por otro lado, si le fuera otorgada más vitalidad podría formar parte de esa genialidad desvanecida a lo largo del CD.

En definitiva, este álbum podría ser la versión depresivamente tropical de “Aventura”, grupo veraniego que cantan a tempo medio sobre desamores, indecisiones, decepciones e inseguridades. Nada que se llegue a acercar ni de lejos a cualquier cosa que pueda ser denominada “innovación”.

Un poco tarde para madurar y darse cuenta que muchas de las decisiones tomadas y ahora inamovibles que has hecho a lo largo de tus días definen quién eres y determinan tu futuro, ¿no, sr. Fink?

Aquí puedes escuchar Heart Of Nowhere