El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Madrileño de “Nashville” no se hizo esperar demasiado, a las 21:15 empezó el show cargado de electricidad. La fábricaParece mentira¿Dónde está el dinero? y Viejos capos abrieron el repertorio. Cuatro temas de su nuevo disco “Delantera Mítica” que sirvieron para caldear el ambiente. Aun así, la resistencia del público a corear las canciones, no se desvaneció hasta recuperar clásicos como Manhattan, Palomas en la Quinta, Kamikazes enamorados, Pájaros mojados, 39 grados y La ciudad del viento, entrelazados de manera estratégica con Cuando estés en vena, Hasta que todo te encaje y Su día libre.

No falto su particular homenaje al maestro Dylan con Es tu amor en vano, interpretado en solitario con la ayuda de una acústica, obligando así, a crear un ambiente íntimo de silencio absoluto. Tan solo algún insensato se atrevió a romperlo, haciendo la gracia de gritar: ¡Quique eres un romántico! Tras la versión, siguió con Las chicas son Magníficas, en la misma linea de intimidad que el anterior tema, algo que siempre suele hacer en sus conciertos.

Con Miss camiseta mojada, Hotel Los Ángeles y Tenia que decírtelo, el público ya estaba a sus pies. Dos horas de canciones corta venas y algunos temas rockeros suficientes para tener contento al respetable. Al llegar a los bises exprimió la evidente popularidad de Vidas cruzadas, siendo la más coreada con diferencia, la gente canto y salto emocionada la última estrofa del cambio a la señal del madrileño: ¡Esta parte es vuestra! Luuucha por un movimientoooo… Acabo cerrando con Los conserjes de la noche, poniendo así el broche de oro al final de la velada.

En resumidas cuentas, Quique González y sus chicos tocaron prácticamente todo el último álbum usado como columna vertebral del Set List, sin defraudar a quienes le siguen desde hace años y nutriendo el repertorio de más de una veintena de temas de entre toda su discografía.