“Aquí estoy y no precisamente muriendo»

David Bowie . The Next Day , Columbia Records 2013. Vigésimo cuarto capítulo y 17 canciones repartidas entre bonus tracks y ediciones japonesas .

El mundo que nos ha tocado vivir. Acelerado, instantáneo, difuso. Cuenta Tony Visconti , productor de la obra y a la sazón de una gran parte de la discografía del artista, que hasta hace dos años a Bowie había dejado de interesarle hacer musica. El Duque desaparecido del mapa, viviendo entre tantos.

Después vinieron dos años de secreto proceso creativo, junto con el ingeniero Mario J. McNulty y una banda con la boca sellada para no perder la magia de la sorpresa, donde destaca la presencia de Gerry Leonard explorando las 6 cuerdas y co-escribiendo alguno de los temas junto con Bowie .

Fue el propio David , quien soltó la bomba el día de su 66 cumpleaños. 3, 2, 1,… ¡The Next Day!

Primer disco tras una década, conectando directamente con su biografía musical a través de la portada, -revisión intencionada de la del Heroes – y enlazando directamente su recorrido sonoro, con la elección de Visconti .

El disco teje una tela de araña eléctrica. Berlín , Nueva York y Marte. Amalgama de profunda y oscura sonoridad, mantiene un estilo sin concesiones. Nos vuelve a sorprender como un hombre de su tiempo y mas allá.

Rock, aires disco, AOR y Glam, estribillos pegajosos y guitarras donde el polvo sobrevuela la ceniza. Sorprende “Where are we now?” como elección del primer sencillo. Poco a poco, manteniendo el misterio. Levantando el puño con rabia contenida. Bajando el ritmo. Creando atmósfera. Metiéndonos las ganas en el cuerpo.

Es el Duque Blanco, nunca ha dejado de serlo. Historia viva sin nostalgia. Sin gira a la vista. ¿Es mejor o peor? No importa. Bowie ha vuelto.

Salud!

Aquí puedes escuchar The Next Day