El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando un grupo con una media de 21 años, que acaba de sacar su primer CD tiene en su haber (entre otros muchos) 5 conciertos para VICTORIA’S SECRET (4 de ellos en Madrid), dan ganas de saber que es lo que esconden… o mejor dicho, que es lo que muestran.

La primera sorpresa fue ver a casi 100 personas esperando el inicio del concierto (he visto conciertos de gente consagrada con menos público) cosa que, por lo menos, alegra la vista aunque solo sea por la juventud que rebosaba el ambiente.

Empieza el concierto y desde los primeros acordes ya vemos una cosa muy clara: saben a que han venido. Las dos primeras canciones Move on y Fucking lie son tremendamente potentes, con estructuras elaboradas, buenos riffs y unos coros muy preciosistas que redondean la canción. Destilan una mezcla de los mejores grupos del punk actual y del hardcore clásico. Las 4 siguientes son una mezcla entre una floja What I like que recuerda demasiado a Avril Lavigne unas efectistas The answer y You and me, donde vemos como la voz empieza a calentar y descubrimos sus verdaderas posibilidades y en la que despierta la sección rítmica, donde el bajo tiene un trabajo muy interesante lejos de seguir la melodía y el batería nos encandila con una técnica y unos recursos altísimos para su edad. En medio, la soberbia Between Light and Darkness, canción a la que tan solo le falta sonar un poco en los sitios adecuados para triunfar a lo grande, creedme…

Continúa el concierto con un set acústico que, aunque no aporta demasiado al mismo, si podemos destacar que en algunos momentos parece que estamos escuchando el magnífico disco “Lies” de Guns’n roses, por lo que nos hace pasar un buen rato. En este momento escuchamos su primer cover, una muy buena Little lion man de Mumford & sons muy bien adaptada y cálida en su ejecución. Esta, junto a Believe y Hope, cierra el set acústico.

Vamos de nuevo al grano. Seguimos el set con 3 canciones potentes marca de la casa (si, ya podemos decir que tienen una marca propia): Don’t go, con un crescendo melódico admirable y una voz y un estribillo a la altura de los grandes, seguida por Open your eyes, otra canción fresca y juvenil pero que carece un poco de elaboración y se nota que forma parte de su anterior EP y terminando con Nobody’s perfect, que si bien no pasará a la historia, su estribillo pegadizo y sus buenos riffs acompañados del carisma de los músicos consigue meterse al público (ya entregado) en el bolsillo.

Termina el concierto pero volvemos con 3 temas mas, un nuevo cover, Looking up de Paramore, un tema de los que levantan el concierto, aunque a estas alturas levantarlo mas supondría estrellarse contra el techo, seguimos con Nit i dia, una canción en catalán apoyado por Ian (cantante de los también jovencísimos Via Limit) que se torna un punto demasiado pop y terminamos con Music Land, energía y mas energía, melodía y más melodía y talento hasta aburrir que te dejan con ganas de más, de mucho más!

En general podemos decir que estamos ante un grupo de factura soberbia que serán, a poco que no les falle la suerte, uno de los puntales de la música de esta década en nuestro país… ¿que me he pasado? Tiempo al tiempo, en unos pocos años lo volvemos a hablar.

NOTA: 8.2

Aquí podeis escuchar su álbum The more I lose, The less I’ll fall